Mi nombre es Tavo Quintana, colaboré en el proyecto Cosechas de paz en la realización de los videos y las fotografías para promocionar el sello; me han invitado a que cuente mis impresiones sobre la experiencia vivida recorriendo estas poblaciones . La idea de contar mi experiencia surge de un comentario que hice en el que concluía que para un citadino como yo visitar estas poblaciones, conocer más de cerca a los agricultores y su modo de vida, me apremia no solo a buscar hacer un buen trabajo sino a pensar en como ayudar a buscar soluciones y tomar conciencia que la ciudad sin campo no sobrevive, que el trabajo duro y dedicado del campesino en Colombia nunca se ha visto realmente recompensado y entender que a nadie le importa, nadie comprende que ayudar a mejorar las condiciones de vida de los agricultores sería la mejor estrategia para acercarnos a la paz, pero ni a los politicos, ni a los intelectuales, ni a las persona comunes y corrientes y mucho menos a los poderosos económicamente les interesa.

Sembrar y cosechar es muy duro, ni el gobierno ni los bancos proveen condiciones financieras que les ayuden a loa agricultores a disminuir costos y para colmo el mercado es incierto, el precio de estos productos depende muchas veces de las cantidades que produzcan los latifundistas.

Esa es la razón por la que es tan dificil remplazar cultivos ilicitos, los creditos son onerosos, la semilla y los insumos son caros, el trabajo es duro, el clima no siempre ayuda y el mercado es incierto, hay que salir a golpear puertas para ver quien le pone el mejor precio, y llega un narcotraficante y les dice tomen la semilla, tomen dinero y su venta está garantizada, se les compra toda los cosecha y se les paga inmediatamente. Así es muy dificil para un campesino no aceptar, hay que alimentar la familia, hay que sobrevivir.

Creo que algo que es prioritario es enseñarles a los agricultores a ser más solidarios, a trabajar en equipo, a luchar por la comunidad y no por la individualidad, que debe primar el bien común no el personal, que la unión si hace la fuerza, por eso el Proyecto <strong>»Cosechas de paz»</strong> es tan meritorio, las capacitaciones que han realizado, todo lo que han enseñado sobre mejores prácticas agrícolas, sobre siembra limpia y sostenible y sobre organización y finanzas ha tenido una gran acogida, vimos casos de éxito y mucho agradecimiento de estas personas sencillas y trabajadoras que ven los resultados de la capacitación y el trabajo en grupo reflejados en mejores condiciones de vida.

Contenido relacionado